La rojita sigue optimista pese a lo de Turquía