Los tres goles rojiblancos, ante el Sevilla, tuvieron un mismo destino: Raúl García