Rodrygo cumple un sueño y besa el escudo en su primer día como jugador del Real Madrid