Hinchas de River aprovechan los disturbios para robar coches en los aledaños al estadio