La única bengala que se coló en las gradas del Santiago Bernabéu