Las respuesta de Guardiola, ¿desacierto o intención?