La euforia se adueña del Camp Nou y los aficionados creen en la remontada