Reguilón se marchó entre lágrimas de su partido con el Sevilla tras un tremendo choque con Víctor Díaz