La reconciliación de Griezmann y el Metropolitano: un golazo ante una afición entregada