El recibimiento del Pizjuán a Sergio Ramos en una noche para olvidar del capitán del Madrid