El primer varapalo del Real Madrd y nadie da la cara: 0 tiros, sin intensidad y silencio