El Real Madrid quiere aprovechar el tropiezo del Barça y llegar líder al Clásico