El banquillo de la Selección Española se lo pasó en grande con la goleada a Malta