Numancia y Mirandés, vidas paralelas