Ramos pierde los nervios en el entrenamiento y la emprende a balonazos con el canterano Reguilón