Sergio Ramos juega con sus hijos en el entrenamiento de La Roja en el Bernabéu