Rafa Nadal, el superhéroe que volvió a poner en pie la Caja Mágica