Rafa Nadal recibe el trofeo como número uno del mundo y ya piensa en la Copa Davis