Rafa Mir le roba la cartera al portero pero su cabezazo no entró por milímetros