Quique Setién, sorprendido con el poder que tienen algunos jugadores en el Barcelona