Valverde se siente traicionado por el vestuario y humillado por la directiva del Barcelona