El público de Krasnodar pitó el mal juego de la selección española