La prueba de fuego de Nadal: Murray