Los próximos movimientos de Casillas: convencer a los presidentes territoriales y no hablar hasta que se convoque la fecha de las elecciones