La provocación en el clásico