Agarrones, besos y abrazos durante el partido: lo absurdo del protocolo del coronavirus en el fútbol