¿Récord de peinetas? La grada de El Sadar no dio tregua a los jugadores del Real Madrid