Las promesas más locas por el triunfo de River en la Libertadores: raparse la cabeza, andar de rodillas o comer un yogur con aceitunas