La promesa de Braithwaite: "No voy a lavar nunca la camiseta con la que he abrazado a Messi"