“Tres días después de ver a Messi bañado en lágrimas, hoy aparecía con una sonrisa como jugador del PSG”