“El Mundial de Catar demuestra que todo vale a cambio de dinero”