“Los clubes de la Superliga no creen que se cumplan las amenazas de la UEFA y la FIFA y esperaban ese revuelo”