“Qué triste tiene que ser aguantar a un entrenador en el que no crees porque no hay dinero para despedirlo”