"Koeman tuvo mucha paciencia: insultos, escupitajos, patadas, ¿no debería alguien hacer algo?"