“La culpa no es de los ultras, es de los presidentes que dejan entrar a los ultras y miran para otro lado”