“Es un sindiós, no hay nadie que sepa cuándo es mano y cuándo no”