"En Barcelona no se esconden y hablan de escabechina: rebaja salarial o la puerta”