La relación entre el Profe Ortega y el vestuario del Atlético, totalmente rota