Los problemas con Hacienda, la gran china en el zapato de Cristiano