Los privilegios de Neymar que no gustan nada en el vestuario del PSG