La liga se blinda ante su primera jornada: la afición quiere responder a la barbarie llenando los estadios