Pasillo de collejas, risas y mucho trabajo: el primer día de Trippier a las órdenes del Cholo