El presidente de un club tunecino sancionado por ¡besar, morder y pellizcar la nalga del árbitro!