El presidente del Betis se queda en el palco para escuchar las quejas de los aficionados