La prensa inglesa caza a Gascoigne ebrio y con una botella de vodka en la mano