La premonición de un aficionado que confiaba en que la Roma eliminaría al Barça