El Barça prefiere seguir esperando pese a las declaraciones de Gil Marín sobre el futuro de Griezmann