Los portugueses guardan silencio ante la ausencia de Cristiano Ronaldo