Portugal reacciona con indignación y vergüenza al episodio de racismo contra Marega