¿El portero más temerario? ¡Para un disparo aposta con el pecho!